Encuentra las 7 diferencias

Basura marina. Concepto que podría ser definido como algo que genera rechazo, sensaciones negativas obligando al ser humano a desentenderse.

Esa componente de rechazo es la que vamos a trabajar en estas líneas a través del juego de las 7 diferencias. Si no te convencen, escoge otras y consideraré que has ganado, porque significa que te has planteado un problema bastante serio desde otro ángulo; en cambio si algún pensamiento se convierte en acción, del mismo modo habrás ganado. Nadie, por amante de la naturaleza o profesional de esta especialidad que sea, gana per se, gana la comunidad. Quizás las 7 diferencias se conviertan en una sola identidad y acercando posturas, logremos entendernos.

  • Nuestras huellas quedan grabadas en la arena tan solo por un breve instante. Las olas las borran dibujado sonrisas en la playa.

Pero muy a nuestro pesar, a veces se tornan en sonrisas tristes en el intermareal, cuando el mar escupe lo que tanto tiempo lleva engullendo y la brisa nos descubre un mundo paralelo. Normalmente experimentamos frustración al ver un residuo mezclado con la arena y las algas, rompiendo nuestra imagen de un paisaje salvaje y virgen.

  • Cuando buceas tus burbujas se escapan, subiendo rápido a la superficie, tan rápido como grande sea nuestra sonrisa, maravillados ante todas las sorpresas que el océano esconde.

Sin embargo cada vez más buceadores recuerdan haberse topado con aparejos de pesca fantasmagóricos y botellas de vidrio, cuyo único mensaje es el del abandono. No solo suben burbujas, sino que flotan y se hunden basuras marinas de todo tipo.

  • Nuestro deporte, la manera que lo realizamos es también parte de nuestro modo de vida. Educarnos y educar, formando nuevas costumbres a la hora de disfrutar.

Siempre habrá quien no quiera escuchar ni aprender, pero hay que luchar porque esa sea una minoría, para que la vergüenza pública sea el motor del cambio, para no caer en el eco y repetición de las acciones que hoy dan origen al problema.

  • Nuestras cámaras captan el salto de algunos cetáceos cuando navegamos, toman el rumbo del barco durante unos minutos por curiosidad hacia el ser humano.

Pero también, y cada vez con mayor frecuencia, tienen lugar varamientos porque invadimos su territorio con nuestros desechos, como las bolsas de un solo uso, y estas se cuelan por las grandes bocas de estos gigantes marinos. Nuestro horror al conocer el porqué de sus muertes debe traducirse inexorablemente en responsabilidad.

  • Nuestros sueños cumplidos. Como ciudadanos cosmopolitas y viajeros sentimos la necesidad de aislarnos un tiempo en zonas geográficamente remotas o irremediablemente famosas por ser paradisíacas. Después de un gran esfuerzo, tras cruzar montañas por aire y tierra o navegar hacia un nuevo amanecer en este mundo azul.

Llegar y sentir el abrazo frío, de las basuras marinas como comité de bienvenida. Suspirar, y preguntarse por qué, pero a menudo girar la vista para tratar de ignorar aquello que no nos gusta.

  • Nuestras acciones. Ser activos y no pasivos ambientales. La responsabilidad es un valor que se convierte fácilmente en acción. Hay cientos de posibilidades: no utilizar plásticos de un solo uso, no depositar nada en la arena, limpiezas de playas o fondos , etc., si queremos preservar playas preciosas como la de la siguiente Figura 1 (Bahía de Jiquilisco, El Salvador).
BahíaJiquilisco

Figura 1. Bahía de Jiquilisco (El Salvador)

 

  • Un momento, espera, observa ahora la Figura 2. Se trata de la misma playa, fotografiada desde otra posición, cada círculo rojo contiene algún elemento como los que “enmarcan” la escena, botellas y botes de vidrio, aluminio, plástico; sandalias, zapatillas; medicamentos; linternas, etc.

La Figura 1 es lo que buscamos, dándole la espalda a lo que realmente alberga esta playa… y ahora tú ¿Hacia donde decides caminar? Quizás solo baste con escuchar un poco al corazón y ponerle una pizca de pasión a la hora de tomar la decisión.

BahíaJiquilisco2

Figura 2. Bahía de Jiquilisco (El Salvador) y collage de basuras marinas in situ

Huellas, burbujas, deporte, fotografías, sueños cumplidos, acciones ambientales, amor con una pizca de pasión. Deberían ser esas las 7 diferencias a tener en cuenta cuando dudemos a la hora de reciclar, reusar, reutilizar… en definitiva, REPENSAR, para crear otro modelo de vida en el que seamos socialmente más justos y medioambientalmente responsables. Porque las basuras marinas no llegan solas, son la radiografía más evidente de nuestra sociedad, estemos donde estemos.

Carlos Menor Salazar
Área de Formación
Asociación Vertidos Cero

 

En nuestra sección colabora tenéis un montón de asociaciones y organizaciones a nivel nacional e internacional por si estáis interesados en formar parte de alguna. También podéis seguir los artículos que algunas de ellas publican en el blog o seguirnos en FacebookTwitter o Instagram.

Y no os olvidéis de que podéis formar parte de nuestro Salón de la Fama sólo tenéis que enviarnos vuestra foto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *