Los pingüinos visten jersey

Texto e ilustración por: Noelia Vera

Recientemente se ha hecho viral una noticia cuyo protagonista es un adorable anciano, el más anciano de Australia ni más ni menos, que teje lindos jerseys para adorables pingüinos. Todo muy idílico, desde el amable anciano hasta las coloridas prendas de abrigo, pasando por los siempre simpáticos pájaros bobos.
Pero, ¿en qué momento los pingüinos pasaron a vestirse como personas? ¿acaso sintieron envidia de que para elegantes fiestas las personas se vistieran como ellos? Pues bien, si os explico el porqué de este asunto lo idílico se esfuma en cuanto el petróleo pasa a formar parte de la ecuación. Y es que se trata del mismo petróleo que recientemente ha salpicado la prensa española debido al pesquero ruso hundido junto a la costa de Gran Canaria. Exactamente a 25 kilómetros con 1.400 toneladas de fuel.

Pingüinos
Cuando el fuel se vierte en el mar cubre flora y fauna marina siendo éste sumamente difícil de retirar y causando multitud de muertes. Por ello la fundación Phillip Island’s Penguins comenzó a promover el uso de jesey entre los pingüinos de la zona tras un derrame de petróleo ocurrido en 2001. El objetivo es evitar, mediante el uso de sweaters, que el fuel se fije a las plumas de los pingüinos. Desde la fundación se asegura que gracias a esta medida el 96% de los 500 ejemplares afectados se rehabilitaron. Pero más allá de lo efectivo de la medida y de lo monos que pueden estar los pingüinos con sus sweaters, desde Bioagradables queremos llamar la atención sobre el gran perjuicio que suponen estos derrames de petróleo.

 

El mar negro español

En lo que a España respecta, la costa de Galicia es la que peor parte se ha llevado. El desastre ecológico del Prestige, acontecido en 2002, está catalogado como el sexto más importante del mundo en lo que a derrames de petróleo se refiere. Tan sólo diez años antes la costa gallega había sufrido otro fuerte golpe: el buque “Mar Egeo” encallaba en A Coruña. En la misma ciudad, en 1976, el incendio del petrolero español Urquiola ocupa el dieciseisavo puesto de la lista.

Pero hay derrames más recientes que han afectado a otras partes de la costa española. En el mismo litoral valenciano que Bioagradables trabaja para mantener limpio, hace justo un año un barco hondeó provocando una mancha de fuel de una milla de largo por tres metros de ancho. Y ahora nos encontramos con la noticia de que 1.400 toneladas de petróleo amenazan la costa canaria. Para más inri, la zona a la que ha sido arrastrado el buque ruso tras saberse del incendio de éste, está próxima a un área protegida por su importante valor ecológico (zona LIC).

Más allá de los accidentes

No sólo los accidentes de buques tiñen de negro nuestros mares. Existen otras muchas causas que podrían evitarse pero que por intereses económicos no se hace. Una gran amenaza, por ejemplo, son las plataformas petrolíferas que taladran la superficie de los océanos. Las multas fácilmente asumibles por parte de las multinacionales o directamente la impunidad legal o la falta de controles son prácticamente una invitación para que se contamine el mar o se ponga en grave peligro. Greenpeace afirma que alrededor de cinco millones de toneladas de petróleo se vierten cada año en los mares del mundo y que sólo el 10% procede de accidentes de buques petrolíferos. En los últimos cincuenta años más de 130 derrames graves de petróleo han cubierto mares y ríos de todo el mundo. Si la impunidad no reinara en los océanos, no ocurriría que tan sólo un tercio de los 6.000 barcos petroleros que surcan mares internacionales poseyera el doble casco que evita los vertidos accidentales.

Un ejemplo del flaco favor que legislación y Gobierno hace a nuestros mares es el caso de Repsol y Canarias. En enero de este mismo año Repsol abandonó las prospecciones en las aguas de las islas Canarias, pero no lo hizo por la oposición del Gobierno, el cual le facilitó todos los permisos y no estableció medidas obligatorias de seguridad, si no meras recomendaciones; si no porque tras siete semanas de trabajo, la multinacional no ha creído que la zona fuera lo suficiente rentable como para realizar perforaciones.

IMPACTO MEDIOAMBIENTAL

La contaminación provocada por el accidente del Prestige persistió en la costa gallega durante más de una década. Efectos cancerígenos en los peces, mutaciones en los mismos, mortalidad directa por contacto con el fuel… Sólo el derrame del Prestige ocasionó la muerte de entre 150.000 y 250.000 aves, según la Sociedad Gallega de Ornitología. La especie más afectada fue el arao común que curiosamente guarda un gran parecido físico con los pingüinos que en Australia presumen de jersey nuevo. Con el Prestige se prestó especial interés en cuantificar el daño causado a las aves, pero con derrames como el del Golfo de Méxio producido en 2010, se comprobó que otras muchas especies (tortugas marinas, delfines y demás mamíferos marinos, mariscos y cangrejos…), se ven sumamente afectados. Además, el hidrocarburo puede contaminar pescado y marisco por lo que la pesca y el consumo de los mismos pasa a ser un riesgo para la población.

Aunque nos parezca simpática la estampa de pingüinos luciendo jersey y alabemos la labor de las fundaciones en su empeño por rehabilitar las especies afectadas por los derrames de fuel, nos alegraría sobremanera que los pingüinos pudieran volver a ejercer su derecho al nudismo en aguas limpias.

 

Os invitamos conocer a otras asociaciones y organizaciones en nuestra sección colabora. También podéis seguir los artículos que algunas de ellas publican en el blog o seguirnos en FacebookTwitter o Instagram. Además podéis formar parte de nuestro Salón de la Fama para lo que sólo tenéis que enviarnos vuestra foto recogiendo algo de la playa, seáis surfistas o no.

Surf ANd Clean es una asociación creada por surfistas para dar a conocer el grave problema que supone nuestra basura en el mar, también llamada basura marina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *