Tatuajes y conexión con el mar

El arte del surf , los tatuajes y los minitatuajes

El surf como lo conocemos produce sensaciones muy especiales y positivas para tod@s aquell@s que se dedican en cuerpo y alma a él y también para cada uno de los aficionad@s que lo practican como un gran hobby para evadirse de la rutina diaria y disfrutar de momentos únicos al surfear las olas. Transmite una percepción de libertad y simboliza un ser libre tan salvaje como el viento o las olas que hacen que dejemos todos los problemas a un lado cuando nos metemos en el agua.

Estamos hablando de uno de los deportes más antiguos que se practican en el mundo, probablemente comenzó hace miles de años. Aunque no hay una fecha exacta del inicio del surf, uno de los primeros registros de los que tenemos constancia se dejó plasmado en papel en el año 1778 por el famoso capitán James Cook cuando observó en la isla de Hawái cómo l@s nativ@s se deslizaban por las grandes olas. En el texto se podía leer lo siguiente: “No pude evitar concluir que estas personas experimentaban el mayor placer supremo mientras el mar los conducía tan rápido y sin problemas”.

Hoy en día el surf goza de una magnífica popularidad y su progresión es grande y notable. Por primera vez en la historia, el surf estará presente en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 llegando así a la máxima difusión del deporte mundial como son las grandes olimpiadas.

Pero el surf es más que un deporte, es una forma de sentir el mar que atraviesa todas las edades, todas las generaciones y muchas culturas. La adrenalina que genera la velocidad al surfear las olas y la buena relación que se desarrolla junto al mar son quizá los aspectos más importantes que se pueden destacar de esta practica. El surf es un magnífico deporte pero también es cultura, una forma de vida y un buen canal para poder expresar arte.

Esta cultura convierte a los surfistas en potenciales defensores de su medio porque conocen la realidad que agrede al mar y muchos de ellos que sienten una verdadera conexión espiritual con el océano se han convertido en “Agentes de cambio” y tratan de llamar la atención de nuestra sociedad para que abandonemos los hábitos de vida que dañan nuestro planeta y nuestro futuro.

Muchos amantes del surf plasman esta conexión especial con el océano en su piel, tatuándose todo tipo de motivos. Los tatuajes son una buena forma de expresar la vinculación de la persona con esta bonita práctica transmitiendo así unos sentimientos profundos por la madre naturaleza, el mar y las olas. Es posible que el surf sea uno de los deportes con un estilo de vida que más se puede unir con la cultura del tatuaje.

 

Un buen aficionado al surf sueña con el océano donde disfruta cada minuto encima de una tabla por lo que no sorprende que muchos tatuajes surferos están diseñados con un protagonista principal como es el mar bravo, incontrolable y sobre todo emocionante. Las olas son muy recurrentes en cualquier diseño de este tipo de tatuajes surferos donde a través de la tinta podemos apreciar la imagen de una persona con espíritu joven, atrevida y deportista.

Otros motivos que aparecen frecuentemente en esta clase de tatuajes suelen ser las palmeras, la arena de las playas, las tortugas, los delfines, tiburones y también las impresionantes puestas de sol que se observan al lado del mar. Los tatuajes no siempre tienen un significado detrás de su diseño, pero cuando hay un sentimiento sobre la pieza tatuada en el cuerpo la satisfacción es mucho más grande cada vez que lo miramos.

Dentro de este tipo de tatuajes el color que más predomina es el negro junto a su gran escala de grises, pero otros colores como el azúl para representar las olas y el mar o el verde y amarillo también son colores muy recurrentes.

Los diseños surferos más demandados suelen ser  tatuajes pequeños ya que sin ser piezas extravagantes son una forma directa de plasmar sobre la piel el sonido del mar, la paz que transmite, el movimiento de las olas y su belleza efímera.

¿Te atreverías a tatuarte un motivo surfero en tu piel?

Autor del texto: Unai

Colaboración de: www.minitatuajes.com

No se admiten más comentarios